Nuclear

Nuclear

miércoles, 23 de julio de 2008

Vacaciones Santillana: Capítulo 2. Por el poder de Kun-Fu Panda

Bueno... pues así es como volví a Cartagena para currar cuatro días... el mismo lunes que llegué, fui a ver una de las actuaciones de la Mar de Músicas (qué poco que estoy yendo este año) los Derviches del Cairo. Los Derviches son una especie de místicos sufíes musulmanes, los más conocidos de Estambul, que entre sus actividades para entrar en trance, está el ponerse a dar vueltas como una peonza.

Yo termino más o menos igual los sábados, cuando salgo.

Fuimos Spideylogan, C, los padres de C y yo. Los padres de C se sentaron en primera línea con ella, pero en menos que canta un gallo C se vino con nostros, porque sus padres no paraban de mandar callar a todo el mundo (que tenían los dos más razón que un santo). Spidey comentó que hace unos años vinieron los Derviches de Estambul, pero que eran mucho más sobrios y espirituales... a mi no me sorprendió nada, porque los que conocemos África, sabemos que en Magreb y el Maxreb (Norte de África Islámico Occidental y Oriental respectivamente) les vuelve loco cualquier cosa que en Europa definiríamos como hortera... si, lo que se ve tan brillante en la foto son bombillitas cosidas a las faldas.

Por supuesto, no faltaron comentarios del tipo: "mira, estos son de los tuyos", sobre todo cuando salió el que tocaba una especie de campanillas-castanuelas, que soltaba más pluma que la almohada de Espinete.

Lo que se ve en la foto es un pavo con dos faldas, una se la ha medio quitado y la ha subido con los brazos, con la cadera mantiene prácticamente en horizontal la inferior, y con los brazos la superior.

El viernes, después del curro cogí el coche y tiré para Málaga, hice pensión completa en casa de mis padres y el sábado a primera hora, crucé el charco y me planté en Melilla. En el avión coincidí con el grupo de la Mary de Chambao (esa mujer que un amigo mío de Málaga define como, "si, yo la conocía cuando no era nadie y aún se lavaba"). Tuve ocasión de ir al concierto, pero como no puedo con la voz de esa mujer, que me pone nervioso, me fuí de fiesta con mi hermano el mediano.

El domingo fui a la playa (uno de los dos único días, porque manda huevos ir al Norte de África en verano y que no te pillen más que tormentas y días nublados). Lo más destacable, mi demostración de control de toda la gente que hay en la playa y una señora que haciendo gala de una gran delicadeza comentó a voz en grito cuando una nubecilla ocultó momentáneamente el sol: "¡¡¡ QUE SE HA NUBLAO!!!"... no comment.

El miércoles, fuimos a ver la procesión de la virgen del Carmen:

Esta foto me gusta mucho, porque parece que la barca zozobra mientras navega entre un mar de personas.

A la virgen le acompañaba una orquesta que... cómo diría... rebasaba ampliamente los conceptos tradicionales de la música occidental (ya se sabe, compases, ritmo, composición)... como muestra iban tocando el gloria, gloria, aleluya (una de las canciones que más se prestan para ponerle letra, por cierto)... al rato le pregunto a José Mari... "oye, qué torpe soy, creía que estaban tocando Gloria, gloria Aleluya", él se pone a escuchar y dice algo del tipo "mmm, no, creo que es esa" y apostilló uno de los dos "o lo intentan"... conservatorios..., pa' qué los queremos.

Después se puso a diluviar y mientras nosotros cenábamos en una terraza techada la mar de a gusto, la gente corría por la calle mojándose (que no veas el aparato eléctrico que traía la tomenta, y no me refiero a la llegada de los i-phones).

Un lado del Paseo Marítimo con lluvia.

El otro lado del Paseo Marítimo, también con lluvia, si es que soy de un original.

Finalmente, algún día (no recuerdo cual porque el grado de desconexión era ya total), fuimos a ver mi última película en el papel protagonista KUN-FU PANDA.

Lo primero decir que tal como llegamos al ¿multicines? de Melilla, me quedo mirando y pregunto a José Mari y Cuquita, "¿eso es?... ¡pero si parece una casa!".

Compramos las entradas y tuvimos que esperar para que yo comprase mi refresco a que se acabase la cola de las entradas, porque la taquillera estaba pluriempleada y era la que ponía las palomitas.

Entramos en la sala en que ponía que era la película y hacía un calor de esos que derriten hasta las ideas (vamos, a quien las tenga) y cuando ya había un montón de gente dentro, entró alguien del cine a decir que era en otra sala al final... gracias a Dios, la nueva sala tenía aire acondicionado (nos parecía poco probable que en la otra sala encendieran los ventiladores que había). Esta sala, además de más fresquita, estaba menos sucia y te podías sentar en casi todos los asientos, lo que era de agradecer.

De la trama no voy a hablar mucho, porque como nostros tres nos montamos nuestra propia película creo que del argumento original no me queda mucho, pero reirnos, nos reímos lo que no está escrito. De hecho creamos un nuevo movimiento filosófico denominado pandismo.

Este movimiento, basado en la trasgresión cristalizadora de los opuestos filosóficos congruentes entre si y con ellos mismos, tiene sus orígenes el la obra clásica de John Stuart Little "La pandeza de los países", si bien se pueden encontrar antecedentes en la poco conocida obra de Er Manué (Lolo) Kant "Crítica de la razón Panda" y en el "Elogio de la Pandura" de "Del Rasmo de Rotterdam", que no "Del Rasmo de Amsterdam" (que eso sería otra cosa que vamos a tratar aquí).

En España el movimiento llega en la época de la Restauración Borbónica, de ahí la clásica cancioncilla infantil que rezaba "Panda vas Alfonso XII".

En la actualidad, la gran esperanza blanca del movimiento es el Senador Barack Opanda, en los Estados Unidos.

Bueno, pongo al final de este post (que juro y perjuro que he escrito yendo sobrio), la que ha sido la banda sonora original de las vacaciones en Melilla. Una melodía que les descubrí a Rocío, José Mari y Cuquita, que entronca musicalmente con la gran tradición germánica de Mozart, Beethoven, Schubert, los Strauss y tantos otros:



Si preferís el cine europeo de autor, podéis verla también en este link.

Da tanto miedo ver que España no es diferente...


P.S.: A petición de Rocío:

Estos especímenes, también se dan fuera de la península.

La foto no hace justicia... las costuras se las han tenido que dar a la ropa estando ya puesta, porque era como cinco tallas menos... (espero que esto no parezca muy cruel).

13 comentarios:

José Mari dijo...

Tanza panda mit mir... Con razón nos conquistó esta canción croqueta va croqueta viene. Se me han saltado los pelos, que diría Camacho, al recordar con la canción singulares versos del inigualable vate, esos que decían "Verde que te quiero verde/ verde viento, verde panda".
El color verde del oso, en este caso, es un símbolo de la disgregación de las ideas en esta primera década del siglo. El férreo capitalismo está devorando las praderas. Cuando leí el Pandifiesto Comunista, lo tuve claro enseguida. Las estructuras eran metáforas del maestro. Las superestructuras, de la barriga de Po. Estoy releyendo los relatos oscuros de Edgar Alan Po, y sobre todo su poema El panda. Qué capacidad para construir el imaginario postmoderno. Cuentan las malas lenguas, o las buenas, según se miren, que estas ideas están calando muy profundamente en lugares como Samarpanda, en donde la alta burguesía ha podido acceder, por fin, a otro libro fundacional que ya citara yo en otro po, es decir, Así habló Kun Fu Panda.
En fin. Si descubro algo más, lo cuento por aquí. Yo tampoco estoy bebido. Qué mala fama tiene la cultura, me cagüen...

cuquita dijo...

Ay,¡¡¡Qué pó tan gracioso has escrito,Hm!!!
Por Dios,¿qué eran esas bolas que intentaba comerse el pobre panda?A mí me dieron ganas de mordisquear una,se veían tan blanditas..
Lo de "Panda vas Alfonso XII" me ha llegado al alma,yo la cantaba con María,una señora que ha sido toda la vida como mi abuela.
La canción de ah,ah,ah ahhhhhh,aún no la he escuchado,estoy esperando a escuchar una noticia en la radio y la verdad es que me da miedo pulsar para ponerla porque es tan pegadiza..
El otro día que no me podía dormir tarareaba para mí mísma lo del ah,ah,ah,ahhhhhhhh a ver si me vencía el sueño,pero cada vez estaba más animada,en vez me más dormida.
Hm ha hecho un papelón en la película de Kun Fu Panda,salía muy favorecido.De la película me quedo con la barriga del Panda,se veía tan blandita que daban ganas de tener un panda verdadero en casa.
En fin,yo tampoco he bebido alcohol al escribir este comentario,lo que no quita que antes de comer me beba una cerveza de medio litro procedente de Praga.
Bueno,Hm,me despido ya.
Un beso muy fuerte.

Meg dijo...

A mi me gustaron mucho los derviches del Cairo cuando actuaron en el Murcia 3 Culturas. Y sí, había uno que soltaba mucha pluma...

Me parece muy fuerte que no les hayas enseñado a tus amigos el recopilatorio Canomori 08 y a Jose Julien, que es lo más grande.

Meg dijo...

Lo más fuerte es que el alemán se llama Tony Holiday... versionando fonéticamente a Johnny Holliday.

José Mari dijo...

No temas, Meg!!! Hemos visto las afotos!!! Tremendo el acontecimiento. A mí esta historia me recuerda a una novela graciosísima de Eduardo Mendicutti, titulada Yo no tengo la culpa de haber nacido tan sexy, en donde su protagonista, un travesti, decide una mañana, tras mirarse al espejo, que había llegado el momento de hacerse santa, pero santa, santa. Es genial, disparatada. Como el canomorinismo.

hm dijo...

José Mari, la canción os conquistó porque se os fue la croqueta.

Cuquita, para dormir, en vez de ver la canción lo que tenías que hacer era contar panditas.

Meg, los derviches estuvieron muy bien, pero eso de estar dando vueltas más de una hora sin parar tiene que ser malo para la salud... y lo del Canomori, ya te ha respondido Jose Mari, han sido debidamente documentados...

Si, Tony Holliday, si es que la versión no tiene desperdicio... cuando estudiaba alemán, me acuerdo que busqué números uno históricos de Alemania para practicar... desolador... allí King África sería casi un cantautor.

Reality Bit dijo...

Menos mal que has explicado lo que era lo de la foto porque a mí me parecía una mega peonza en plan monumento alternativo, y no.
La canción "Panda vas Alfonso XII" nos ha marcado a los que tenemos madres aficionadas a los Borbones y fanáticas de las películas esas coloreadas un poco tristonas que echaban los sábados por la tarde, cuando aún no sabíamos que podía existir Cine de Barrio.
Saluditos apretados

coxis dijo...

qué perra tienen los teutones con palmearlo todo, lo mismo da que sea Raffaella Kartoffeln que la polca Mama Louise...!

Cine peculiar el melillense (e indudablemente tendría que haber ido con vosotros a ver la del Panda por si le cogía el punto porque lo que es a mí... Eme de mala)

Rocío dijo...

Jajajajaaaaaa, ¡lloro a lágrima viva!

Rocío dijo...

Y porque falta aquella foto de "Mari Carmen" haciendo gala de su vestimenta y barriga del pandismo, si no, hago ya un charco de inmenso y categórico llanto.

hm dijo...

Reality, esa foto el la demostración de que el hombre no viene del mono (ni del cerdo, que es otra posibilidad no bien estudiada), sino de la peonza. Cine de Barrio... un programa que ha tenido a Parada y Carmen Sevilla como presentadores debería ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Coxis, hasta en el concierto de año nuevo en Viena se ponen a dar palmas... si es que son de un marchoso... y lo del Panda, hay que reconocer que el estado del cine ya nos tenía predispuestos llevábamos riéndonos 15 minutos antes dfe empezar la peli... bueno, y también influye la regresión a la infancia que sufro, cada vez más acentuada.

Rocío, no llores, voy a poner a la foto de la susodicha tapándole la cara...

Cuquita dijo...

Jajajjajajajaj,madre mía..Menuda "Mari Carmen" la de la foto.Me estoy riendo sola,qué disparate.
En vivo era más graciosa,todo hay que decirlo..jjejejejjejejejje.
Hm,cada día que pasas estás más disparatado.
Esta noche voy a contar panditas para dormir,espero que me duerma antes de llegar a un número muy alto de pandas porque si no,no vamos a caber todos en el cuarto..jajjajajjajaajjaj..
Un beso,Hm.

Rocío dijo...

Jajajaaaaaaaaa, alma cándida, tápasela bien a ver si nos vemos en el monte María Cristina (que no el de Mari Carmen) encarcelados.

Ufff, muérome...