Nuclear

Nuclear

miércoles, 6 de febrero de 2008

El país de las barras y escobas

Hoy, con todo el follón del "Supermartes" en las elecciones estadounidenses me he acordado de una foto que vi hace un par de meses.

Como supongo que todos sabréis (es probable que las elecciones en los EE.UU. nos afecte en muchos aspectos más que las del 9 de marzo), mientras que por el lado Republicano (patatas fritas) McCain, un conservador bastante heterodoxo parece que lo tiene todo hecho, por el lado Demócrata están en la pugna una mujer (Hila-hila-ry-hou)y un negro (lo que los políticamente correctos llamarían un afro-americano, Obanabii-obanebee), que por el momento está bastante equilibrada. Caso de ganar alguno de los dos candidatos Demócratas las elecciones de este año sería el primero perteneciente al grupo reseñado en alcanzar la dignidad presidencial.

Esto es importante, porque EE.UU: durante mucho tiempo, y en ciertos aspectos era cierto, ha vendido la moto del respeto de las minorías, la famosa melting pot, que reventó en los sesenta (Martin Luther King y Malcom X, Stonewall...) y que culminó con la elección del primer presidente católico (y de origen irlandés, JFK) en un país que reverenciaba su origen anglosajón y protestante.

Es importante porque los logros obtenidos, ni son uniformes en todo los EE.UU. ni son irrenuncibles; y a pesar de lo que nos gusta mirarnos el hombligo en Europa, ellos siguen siendo el referente para el resto del mundo.

La foto de la que me he acordado es de Gordon Parks, un fotógrafo pertenenciente a la minoría negra de Estados Unidos (no, dejémoslo en estadounidense), que reflejó en muchas de sus fotografías la discriminación a la que era sometido. Un día estando en el congreso (este dato no es muy seguro, porque cuento la anécdota de memoria), vio a una de las mujeres de la limpieza y realizó esta foto:



La foto refleja a una limpiadora del Congreso, con sus herramientas de trabajo y la bandera de las barras y estrellas, que lo preside, de fondo. Ese mismo día, Gordon había tenido problemas para subirse a un autobús y no le dejaron comer en un restaurante... por ser negro.

4 comentarios:

Sr_Skyzos dijo...

No había visto la foto, pero es impactante, por lo sencilla y lo brutal de su mensaje.

Es como cuando salí por primera vez (y con conciencia) de España: en Londres, los trabajos de limpiadoras y demás sólo estaban ocupados por mujeres y ninguna era caucásica. Lo mismo en el aeropuerto de Lisboa. Y aquí vamos por la misma línea. Viva la globalización y el progreso.

hm dijo...

Exactamente Sr_Skyzos... directa y demoledora, es un claro ejemplo de un mensaje sin palabras.

Parece mentira, en cuarenta años en España hemos pasado de exportar "Lolitas" para limpiar en Francia a importar "Olgas" y "Tatianas"

Jose dijo...

Joer, menos mal que has dejado de escribir sensiblerías de pelis lacrimógenas para escribir algo que me he leído casi entero. Sigue por ese camino y algún día te suministraré Uranio.

hm dijo...

Jose: sabía que te iba a gustar este post... jejeje cuando quieras puedes traer uranio... el único requisito es que delante de la mesa te pongas un poco más a la derecha,... para que pueda apretar el botón.