Nuclear

Nuclear

viernes, 15 de febrero de 2008

Otra vuelta de tuerca

Hoy en el curro le he estado dando vueltas a un asunto... como a veces nos inducimos a pensar de una manera, a pesar de que todo nos indica lo contrario... como somos capaces de sugestionarnos hasta, por ejemplo, convencernos de la viabilidad de algo que en frío sabemos imposible.

El otro día, sin ir más lejos, había un trabajo que no quería realizar ninguna de las personas implicadas y estaban discutiendo hasta que de repente uno dijo... "vale, lo hago yo". Los demás, como esperaban que dijese que no lo hacía, empezaron a decirle que ellos no iban a hacerlo... tuvo que repetirlo dos veces hasta que todos se pararon a procesar lo que estaba diciendo.

Este asunto me ha vuelto a asaltar cuando he visto el trailer de "Sin Rastro". Por lo visto, en el episodio de hoy contaban con el personaje de Gil Grissom como invitado.

Gil Grissom es uno de mis personajes favoritos de la televisión de los último años; un personaje más profundo que los distintos némesis que le han ido saliendo en los otros CSI's y con una ventaja sobre los otros... en alguno episodios falla. El no ser infalible puede que lo aleje del Papa, pero al menos, lo acerca a nosotros.

Gracias a mi fanatismo por la primera temporada de la serie, me llegué a leer un libro de un médico forense estadounidense que investigó los casos reales en los que se basan la mayor parte de los de la primera temporada:



... un caso de frikismo tan raro como otro cualquiera.

A lo que iba: probablemente, mi escena favorita de la serie es en un episodio en que Sara le compara a Grissom algo del caso con el argumento del libro "Otra vuelta de tuerca" de Henry James (atención, spoiler del libro). Sara le dice algo como "es como en Otra vuelta de tuerca, al final no se sabe si quien mata al niño es la institutriz o los fantasmas"; a lo que Grissom le responde "No lo sabes si crees que existen los fantasmas... si no es así, no hay misterio ninguno" (Fin del spoiler).



Resulta curioso como nuestra mente es capaz de engañarse incluso a sí misma.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Duffman se lo ha leido a medias, pero Duffman se pierde, Duffman no se "sugestiona en exceso", Duffman se miente a sí mismo porque Duffman no soporta a Duffman recriminándose lo que ha hecho o dejado de hacer... y acaba tomando la nueva DuffSIN hecha para anunciar la marca Duff en horario infantil...
A Duffman le mola ser el tornillo con todas esas tuercas cachondas alrededor...

Cuquita dijo...

Yo no voy a entrar en debates de tuercas.Voy a decir una cosa más propia y adecuada,a pesar de saber lo que se me puede venir encima.
Mañana Lunes,18 de febrero de 2008 es el cumpleaños de hm y lo menos que podemos hacer los que entramos a leer su blog y a entretenernos y enriquecernos con sus reflexiones,es cantarle cumpleaños feliz.Voy a comenzar yo,en mayúsculas,para que me oiga desde Cartagena,porque son muchos kilómetros los que nos separan.Hay que intentar no desafinar,¿eh?.Ahí voy,a ver quién lo continúa:
"CUMPLEAÑOS FELIZ,CUMPLEAÑOS FELIZ..."
Un beso hm,sé lo que me espera después de esto..ejejejjje....

MM de planetamurciano.tk dijo...

Felicidades, chulazo!!!
Saca unas cervezas pa invitarnos a algo, hombreya.
Y en cuanto al post, si nuestra mente no fuese capaz de engañarse a sí misma...¿ Usted cree ke sobreviviríamos con salud mental? Yo me temo ke no...

hm dijo...

- Duffman... te cedo todas la tuercas que quieras a cambio del puesto de probador de todas las cervezas habidar, testadas y por testar de la marca Duff (y filiales).

- Cuquita: porque son 28... que como me hagas esto cuando me empiecen a salir patas de gallos... la vamos a tener, jajajaja.

- mm: le digo lo que le dije al señor Skyzos, que siempre es momento para una birra, cuando me diga le invito... y salud mental... ¿eso qué es lo que es?