Nuclear

Nuclear

sábado, 19 de abril de 2008

La Famiglia

Italia fue el segundo país extranjero que conocí; por aquel entonces tenía 18 años; el otro país que había visitado era Marruecos; que tampoco contaba mucho, ya que al fin y al cabo estaba al lado de mi casa. De aquel viaje recuerdo especialmente el Moisés de Miguel Ángel.



Otra cosa que también recuerdo (y parece que es algo bastante extendido entre los españoles que van a Italia) es que en Roma no se pueden cruzar las calles ni cuando está el semáforo en verde.

Pero sin lugar a dudas, lo que más me marcó de ese viaje fue contrastar España, con otro país europeo por primera vez... yo siempre lo he resumido como: "me fui a Italia sin saber cómo era posible que España fuese la octava potencia económica mundial... y volví sin comprender que sólo fuese la octava". Por aquel entonces, Italia era la séptima potencia mundial (de hecho, sigue siéndolo).

Si hay una palabra que define a Italia, es "caótico" (y católico, que la mano del Vaticano es muy larga) y si hay un aspecto que defina este carácter especialmente es la vida política del país. Un país que en los últimos 63 años ha tenido 61 gobiernos distintos (teniendo en cuenta que ha habido varias épocas de estabilidad, el dato es más sangrante).

Que por qué hablo de Italia, por las declaraciones de su recientemente elegido Presidente del Consejo de Ministo, Silvio III.



Independientemente de la opinión que me merecen las políticas de forzar el mismo número de mujeres que de hombres, que me parece una manera de presuponer que las mujeres no son capaces de conseguir llegar a esas cotas de poder por sí mismas; son cuanto menos curiosas las declaraciones de Silvio III "...Zapatero ha hecho un gobierno demasiado rosa..." y "...en Italia sería imposible formar un gobierno como el de Zapatero porque aquí prevalece el hombre sobre la mujer...".

No quiero profundizar sobre las capacidades como gestoras / políticas de las mujeres que voy a citar a continuación... pero dan una idea de cual es el lugar que parece ser que la política italiana reserva a las mujeres:

1ª La más que probable futura Ministra de Familia de Berlusconi; Mara Carfagna:



De momento, parece ser que su mayor contribución a la política italiana ha sido ser Miss Italia y estar a punto de provocar la separación entre Silvio III y su señora. No tuvo otra cosa que decir en público que si no estuviese casado, le pediría matrimonio inmediatamente... su mujer mandó una carta abierta a la prensa diciendo que, o se disculpaba públicamente o se separaban.

2ª Stefania Prestigiacomo: que fue ministra de Silvio III en su anterior gobierno (Cuando era Silvio II) y que parece ser un refrito entre lo mejor de Magdalena Álvarez, Carmen Calvo y Esperanza Aguirre, pero a la italiana (sigo pensando que el rincón de Espe que llevaba Carbonell es inimitable)



Su mayor contribución en la anterior ocasión que ocupó el puesto fueron estas declaraciones ; eso sí que es promover la igualdad de la mujer desde el gobierno... con mujeres así, no hacen falta hombres machistas...

3ª Una pionera de la participación femenina en la política italiana, Cicciolina:



En definitiva... esto nos da una idea de el lugar que opinan en Italia que debe ocupar la mujer... (tampoco nos hagamos los modernos... que en España hay todavía mucha gente que piensa así... pero muuuucha).

Menos mal que dentro del panorama italiano hay mujeres que si demuestran que Silvio III se equivoca al subestimarlas.



En definitiva... en la antigüedad, los pueblos buscaban civilización y Roma la exportó, en el Renacimiento buscaban cultura y la exportaban las repúblicas italianas... en la actualidad, Italia exporta... ¿carnaza?.

7 comentarios:

Juan Miguel dijo...

La verdad es que la elección por mayoría absoluta de semejante payaso sólo me hace pensar que o bien en mi 2º patria no saben ya a quién votar o bien que simplemente pasan de la política, algo que allí tristemente ya asumen como sinónimo de corrupción independientemente de qué partido gobierne. Así pues éso sí que es un auténtico circo y no los que organizaba Julio César...

el otro amante dijo...

Hola hm, acertado análisis de la república italiana. Desde el punto de vista artístico ya sabemos todos que su patrimonio es de los mejores del mundo, de hecho es una de sus mayores fuentes de ingreso junto con la cofindustria (el diseño y la moda). Respecto a su calidad de vida es bastante deficiente, no hay un servicio público que funcione bien, todo va mal o fatal porque no tienen conciencia de Estado. Sin embargo, a los italianos, en general, les gusta vivir como príncipes, pienso que por herencia del Renacimiento. Se gastan lo que tienen y lo que no tienen para disfrutar del lujo y de aparentar lo que no existe, los españoles desde esa óptica somos mucho más austeros. Es un país que tiene muchas lecturas, la política es una de ellas, allí no hay quien se aclare (ni ellos mismos), el coqueteo de la izquierda con el "santo padre" les ha salido cara y ahora, como dices tú, a Silvio III, uno de los pocos que cumple las legislaturas y que embauca a los italianos como un charlatan de feria de tres al cuarto. El tema de las ministras me parece tremendo y lo de las cuotas un atraso total. Si, es cierto que la Bonino es una de las que vale la pena, versión italiana de la mujer de hierro; de las otras mejor no hablar. A pesar de todo, Italia es un país que atrae, quizás una de las cosas mejores que tienen sea su concepto de la amistad, son muy buenos amigos de sus amigos, los españoles no lo somos tanto y prima el individualismo. Hasta pronto, me ha gustado esta entrada de tu blog

Meg dijo...

Todo eso sólo demuestra la calaña moral del Sr. Berlusconi.

Los italianos tienen lo que se merecen.

hm dijo...

Juan... si lo malo no es que lo hayan elegido... que siempre ala primera existe el beneficio de la duda... es que es la tercera vez...

Otro Amante... cierto es ... o al menos es un punto de coincidencia entre nosotros, que es difícil encontrar puntos de encuentros en Italia como nación (y en Alemania... por eso no entiendo los problemas en España)... pero es cierto que a los italianos, muchas veces le gusta comportarse como si fueran parte de un circo lúdico-sexual (lo que más pena me da es que en menor medida, creo que pasa lo mismo con los españoles)... esta sangre mediterránea nos puede...

Meg, no sé si he comentado alguna vez esta historia... Lampedusa (noble italiano que escribió el Gatopardo; libro recomendable donde los haya); era un noble casado con una noble Lituana (creo) que ante una pregunta de la prensa del tipo "qué opina usted del fascismo" respondió (después de haber huído del fascismo) "El fascismo no me gusta... pero Italia no se merece nada mejor"... Era Italiano.

hm dijo...

Por cierto... perdón por la redacción de las respuestas anteriores... acababa de volver de una fiesta campestre (mucha comida, mucha bebida) vamos, no están claras ni la redacción, ni los contenidos (si es que soy lo peor... y cómo me gusta)

el otro amante dijo...

Está muy bien que perfecciones tus vicios, ¿no es uno de los últimos objetivos que te has propuesto?, saludos

hm dijo...

Otro amante: es que siempre he sido muy aplicado. :p